fbpx

Las virtudes de los Envases Flexibles

El envase flexible es el método más económico para envasar, conservar y distribuir alimentos, bebidas, productos farmacéuticos y otros productos que necesitan una vida más larga. Se puede diseñar con propiedades de barrera personalizadas para adaptarse a los productos que se envasan y sus usos finales, mientras que otros formatos de envases de barrera generalmente proporcionan un enfoque único para todos.

El envase flexible ha duplicado su tamaño de mercado, alcanzando un valor de USD 228 mil millones en 2019, y que este seguirá creciendo a una tasa anual promedio de 3,3 %, llegando a USD 269 mil millones en 2024.

Por su parte, en América Latina, el plástico flexible representa el 27 % del total de envases, constituyéndose en el principal material de envase en la industria latinoamericana

Estas son las tendencias más destacadas en materia de envases flexibles para 2020:

 

  • La tecnología de envases inteligentes se está desarrollando rápidamente, impulsada por la demanda de envases que indiquen y mantengan la calidad del producto a través de la cadena de suministro.
  • Los materiales inteligentes, como los absorbentes de oxígeno, extienden la vida útil sin necesidad de aditivos ni conservantes.
  • Los fabricantes se encuentran utilizando la impresión 3D para mejorar la sostenibilidad de los envases mediante la optimización de las cantidades producidas para evitar desperdicios de etiquetas.
  • Los envases basados en almidón y los biodegradables están aumentando su popularidad.
  • El crecimiento en un 20 % en el uso de stand-up pouches se debe a la versatilidad, flexibilidad del formato, facilidad de uso y peso ligero, y a su popularidad en el segmento de las comidas listas para consumo.
  • La innovación en impresión flexográfica y tintas biodegradables han mejorado la sostenibilidad de los envases flexibles.
  • Con respecto a la preocupación por el impacto ambiental de los plásticos, la respuesta actual es la reducción de peso para disminuir la huella de carbono, y el uso de una mayor cantidad de material reciclado en los envases.

Oportunidades en el segmento de snacks

No es sorprendente que los envases flexibles estén creciendo en el mercado de snacks, ya que los paquetes de una sola porción ofrecen un mayor control de porciones y facilidad de uso. Cuando no se opta este formato, los consumidores están comprando bolsas y envases de varias porciones con tecnología de sellado para mantener la frescura del producto.

Los envases flexibles también permiten la diferenciación en el punto de venta ya que, debido a su diseño delgado, se puede aprovechar mejor el espacio en las estanterías, exhibiendo un mayor número de productos en comparación con los empaques rígidos.

Además, las propiedades irrompibles y livianas de las bolsas significan que son más fáciles de transportar, manipular, almacenar y reponer sin riesgo de romper los contenedores.

 

Retos para el futuro de la industria de envases flexibles

  • La curva de reciclaje: Los convertidores y las marcas deben continuar desarrollando y comercializando envases reciclables innovadores, y realizar campañas de educación entre los consumidores, de tal forma que estos puedan desechar los envases en los contenedores apropiados y así fomentar el cierre del ciclo. Por otra parte, el desarrollo de nuevas tecnologías de reciclaje requiere de un trabajo en armonía entre las marcas, los fabricantes de envases, el gobierno y las entidades ambientales sin ánimo de lucro, para mejorar la información al consumidor, desarrollar envases reciclables y establecer mejores sistemas de recolección y reciclaje.
  • Recarga en la tienda: El rápido crecimiento de tiendas independientes que venden a granel está impulsando a los minoristas a crear oportunidades simples, atractivas y de marca que promuevan la recarga de envases en la tienda. En este panorama, el enfoque de las marcas debe ser la creación de experiencias memorables de recarga, ya que el envase pasa a un segundo plano. Pepsico planea lanzar en Estados Unidos una plataforma de hidratación para botellas recargables de agua, que estaría disponible en oficinas, universidades y hoteles.

2030: De la sostenibilidad a la responsabilidad

El envase sostenible será reemplazado por envase responsable, un enfoque práctico que puede ser promovido y defendido por las marcas y entendido claramente por los consumidores para actuar en ese sentido.

Las marcas deben evaluar las opciones de materiales y encontrar la más adecuada para la aplicación, la ocasión y el momento en el tiempo.

Una de las alternativas más responsables es comunicar con claridad qué tipo de material tiene el envase y cuál debe ser la manera de disponerlo. El conocimiento por parte del consumidor de los términos y la tecnología puede generar decisiones de compra más responsables.

La próxima década será la del consumo consciente, no ostentoso. El enfoque será de colaboración, responsabilidad y de intercambio de la propiedad intelectual para un mayor bienestar. Los consumidores estarán hambrientos de liderazgo demostrable para el cambio en el medio ambiente y la ética, premiando a las empresas que implementen medidas responsables en sostenibilidad con las mejores prácticas.

Fuente: packing.com.ar

Deja un comentario